La fascitis plantar es una patología musculoesquelética como resultado de una irritación del tejido situado en la planta del pie. Afecta a toda la fascia que recubre todo el arco plantar, desde el talón hasta la eminencia metatarsiana, mantendrá los arcos longitudinales del pie y la absorción de la carga que debe soportar.

Imagen extraída de Google Imágenes

Se presenta con un dolor progresivo en la parte inferior y medial de la planta del pie. A menudo es un dolor intenso que empeora a los primeros pasos de la mañana o después de un tiempo prolongado sentado. Algunos de los factores que causan esta patología pueden ser la edad, algunos tipos de actividad física, la obesidad y alguna anomalía del pie.

El tratamiento referente es el tratamiento conservador, con técnicas que tienen evidencia conocida y no agresivas. También encontramos la terapia activa, realizando un plan de actividad física con ejercicios diseñados y prescritos que tienen como objetivos terapéuticos restaurar la función musculoesquelética para reducir el dolor. Los estiramientos los utilizaremos con el objetivo de aumentar la flexibilidad musculotendinosa, mejorar el rango de movimiento o función musculoesquelética. En la recuperación nos podemos focalizar en los estiramientos de la parte posterior de la pierna, especialmente en la fascia plantar, el tendón de Aquiles, gastrocnemios y sóleo. Otros mecanismos para actuar ante esta patología, es con férulas y ortesis.

Imagen extraída de Google Imágenes