¿Qué es la atención y la concentración?

«Es la habilidad para dirigir y mantener la atención hacia el aspecto requerido de la tarea que se esté́ realizando. Estar concentrado es atender únicamente a aquellos aspectos relevantes de la actividad deportiva que se realice y no prestar atención a otros estímulos que no son importantes en esa actividad» (Guallar y Pons, 1994, p. 229)

Es una de las claves más importante para lograr una actuación eficaz en el deporte. El control mental es por tanto un factor decisivo en la competición, ya sea está a nivel de deportes individuales o de equipo, de base o de elite. 

¿Cuántos estilos atencionales existen?

Tomamos, asimismo el concepto de estilo atencional de Nideffer (1991), entendiendo que en el deporte intervienen los cuatro estilos atencionales por él definidos.
Estos estilos atencionales responden a una clasificación basada en dos dimensiones: 

  • la amplitud (amplia-estrecha). 
  • la dirección (interna-externa). 

De la combinación de ambas dimensiones resultan cuatro estilos diferentes de concentración, correspondiente a los cuatro modos diferentes de focalizar la atención.

“La amplitud hace referencia a la cantidad de información a la que atiende una persona en un momento dado. 

  • Foco de atención ancho o amplio: Se perciben una amplia variedad de señales. Interesante desarrollarlo para deportes con diversidad de estímulos cambiantes como puede ser el fútbol (ambiente de la grada, balón, posiciones de los contrarios y de los compañeros, severidad del árbitro…). 
  • Foco de atención estrecho: La atención se centra en una o dos señales relevantes. Un ejemplo sería el lanzamiento de un tiro libre en baloncesto. 

La dirección es la otra dimensión de la concentración y consiste en dirigir la atención hacia adentro o hacia fuera del deportista.” (Lorenzo, 1992, p.133) 

  • Foco de atención externo: Se dirige la atención hacia el exterior de la persona, hacia un objeto o un oponente. 
  • Foco de atención interno: La atención se dirige hacia los pensamientos internos del deportista. Por ejemplo, cuando se desarrolla una estrategia deportiva (táctica) en la que cada uno tiene una labor.